Ese fue el grito de guerra de este fin de semana en nuestra casa y con un café en mi mesa te cuento como fue…

Lejos quedan estas últimas Navidades en las que los Reyes Magos, tuvieron a bien dejarnos un traje de neopreno de lo mas bonito y útil si se quiere practicar este deporte en aguas gallegas. Un deporte que según he estado leyendo, nació en Hawái. Es curioso, porque los nativos aprovechaban las olas para pescar y volver a la orilla sin tener que nadar. Eso dicen. La idea es sencilla, mantenerse en equilibrio sobre una tabla, arrastrada por una ola el mayor tiempo posible y sin caerse al agua dirigiéndola a través de varias quillas situadas en la parte trasera de la tabla ¡Fácil!

¡Menos mal que no lo tengo que hacer yo porque estaría todo el tiempo intentado subir a la tabla!
A una de nuestras niñas le apasiona este deporte. Empezó el verano pasado y  solo con ver todo el empeño y todas las risas que se echaba cada vez que subía a la tabla, ya nos dimos cuenta que sería una afición con la que ella crecería.
Poco a poco.
Sin prisa.
¡Pero si vivimos en una ciudad que a veinte metros de nuestro portal tiene una estatua dedicada a los surfistas!
Por lo menos había que probarlo. No te digo yo que aspiremos a llegar a ser una Stephanie Gilmore, ni mucho menos, solo con pasarlo bien, disfrutar, hacer ejercicio, aprender a respetar a el mar, trabajar con sus compañeras…Bueno, la verdad es que tiene muchas cosas buenas.

tablas-de-surf
Preparamos todo y allí que nos fuimos. A la maravillosa playa de Bastiagueiro perteneciente al Concello de Oleiros, muy transitada por este colectivo de “locos por las olas” durante casi todo el año. No tiene muchas corrientes y solo es peligrosa en días de temporal, sobre todo en invierno, pero no era el caso y la marea baja casi te invitaba a pasear. 
playa-bastiagueiro
Cuando llegamos había mucho futbolista. De los que se traen las porterías, el botijo…¡vamos de los que no fallan ni un domingo!
En nada llegó nuestro profe cargadito de tablas y empezamos con el momento neopreno que es necesario y complicadillo. Sobre todo cuando salen cansadas…, pobrecitas ¡ni fuerzas tienen para quitárselo!
tablas-surf

Luego un poco de calentamiento, muchos juegos, nos refrescamos con una carrerita a el mar, a por la tabla y a surfear… por lo menos a intentarlo.

playa-Bastiagueiro_01

Playa-Bastiagueiro_02Playa-Bastiagueiro_03
Poquito a poquito.
Lo importante es hacer deporte, disfrutar haciéndolo, aprender cosas nuevas, y  en nuestro caso con el surf, aprovecharnos de la suerte de vivir en una ciudad con un mar propicio para ejercitarlo y con tanta diversidad en escuelas que lo enseñan, y ya que una no puede, vivirlo con ellas, esto y todo siempre.
¿Y que me decís de ese momento Chanel nº 5?,… con esa Gisele Bündchen…¡Impresionante!
Como digo yo, en esta vida y en la manera en que se pueda hay que atreverse a probar.
(Algo así como salir del círculo de confort que dicen ahora).
      Mil besos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s