¡LLEGÓ EL DÍA!

Con un café en mi mesa te cuento que por fin llegó el día…

Solo tenían que florecer las peonías en casa de mi madre, solo tenía que aparecer un viernes cualquiera con ellas en Coruña, mi segunda ciudad, y sería el momento de comenzar. Así me lo propuse porque a veces en la vida hay que ponerse metas para “arrancar” verdad?

Sigue leyendo ¡LLEGÓ EL DÍA!